Foros de discusión Foros de Petardas.com

 
 FAQFAQ   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

La suegra de Gustavo

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Relatos Eróticos
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Caballero sin sombrero
Eyaculador/a precoz


Registrado: 05 Nov 2010
Mensajes: 6
Ubicación: Madrid, Monaco, Napoli

MensajePublicado: Jue Feb 23, 2012 10:33    Asunto: La suegra de Gustavo Responder citando

A Gustavo por “desgracia” lo conocí en la universidad, fue allí donde nos hicimos amigos o mejor “acepté” su amistad, se dió, creo, por la coincidencia de nuestra procedencia, terminamos la secundaria en el mismo colegio. En los primeros ciclos, recuerdo, la mayoría de la clase lo rehuía... ¿por qué evadirán su amistad? llegué a preguntarme en múltiples ocasiones hasta que sin reparar fuimos acercándonos permitiéndome así hacer un mirado seguimiento y sacar mis conclusiones.
Si éste no albergaba al “universo” de defectos era tal vez por que alguno de estos fugaba por ser requerido reiteradamente, el “cómo” y “por qué” paso brevemente a explicarles permitiéndome citar algunas de sus inherentes particularidades, aparte de desorganizado era irresponsable, impuntual, cicatero, negligente, ambiguo, ladino, etc. prueben a hacerse una idea, pero ojo, con la seriedad que mérita el caso debo así mismo manifestar que no todo aquello que “combinaba” terminaba por mal camino pues dentro de ese desafuero, atribuiré a las sorpresas que nos depara la vida, llegó a capitular “algo” realmente inverosímil, se preguntaran ¿qué es?... respondo diciéndoles que ese algo que a mi parecer es y será un distintivo que siempre lo llevará a henchirse de orgullo fue casarse con una de las mujeres hermosas de la facultad, ¿cómo? insistirán... a pesar de ser ex-compañero, amigo, casi confidente me rehuso a responder, la verdad no se como aconteció, el asunto es que Gustavo como dijo un compañero nuestro, se dió el “lujo” como la iglesia lo establece, de conducir a Giovanna (así se llama su mujer) al altar cuando apenas cursaba el cuarto ciclo.

En la celebración de esta inusual unión al que concurrí no solo en calidad de invitado si no que además a petición de Gustavo atestigüe la misma, la verdad, me embargó una singular emoción, por un instante hasta me sentí orgulloso de este “bicho”, claro, no podía ser para menos, ante el recelo de propios y extraños, mi amigo, “mi gran amigo” estaba haciendo realidad el sueño que muchos de nosotros en su momento anhelamos.
Codicia aparte, su matrimonio no solo sirvió para corroborar el amor proclamado por ambos, si no que además, personalmente, me permitió compartir y congraciarme con cada uno de sus familiares y amigos, salvo, cualquier divergencia que surtió con la Sra. Mariela, madre de la novia, respecto a la organización la cual estuvo a mi cargo, la fiesta en su conjunto se desarrollo exitosamente.
Exceptuando discrepancias, me veo a precisar que madre e hija esa noche no pararon de derrochar simpatía, no es por exaltar pero la Sra. Mariela a pesar de sus años, la miraba por donde la miraba deslumbraba, a propósito, cada vez que se acercaba a nuestro grupo un colega nuestro cómicamente murmuraba, “esta señora quiere dar la hora”, “señora” que no dejo de llamar mi atención, pero, mas allá del protocolo ¿qué podía ambicionar?... un intercambio de explicitas frases, cualquier agradecimiento en este caso recíproco y punto.

Por cuestión del destino, después de aquella “memorable” fecha la volví a ver cuando vino al mundo la “bordona” de mi gran amigo o mejor cuando nació la hija de “Guss” así lo llamaban en la casa de sus suegros, lugar donde finalmente se estableció después de casado, figurense, allí contaba con todas las comodidades del caso, empleada doméstica y babysitter incluso.
Nos preguntamos mas de una vez quienes lo conocíamos ...¿podrá pretender mas de esto “Guss”? o “Gusano” que en adelante así nominaré (la verdad lo llamo así desde que lo conocí), paradoja, a pesar de todo esto, éste se lamentaba, es mas, seriamente puntualizaba que para “parar la olla”, osea, para llevar el sustento a su familia, yo diría mas por exigencia de su mujer que por otra cosa, tenía que “sacrificarse” taxiando por las noches y claro con que medio podría ser si no es con el automóvil de su suegro, pero eso si, recalcaba irónico, solo hasta media noche, después de esta hora este trabajo se transforma en exclusiva de “vikingos” (cornudos).

Un sábado al anochecer al encontrarme en el paradero del autobús, “Gusano” (quien otro), frenando aparatosamente en medio de la avenida, por consecuencia, creando un caos y altercado con el resto de los automovilistas, levantó el brazo y voceando desaforadamente me exhortó a darle el alcance, con una vergüenza que no logré disimular me acerqué a éste...

- ¡Sube cumpa*!
- ¡Que escandaloso eres! aparte de sacar de quicio a la gente ¿no tienes otra cosa que hacer?
- ¿Qué estas diciendo?... ¿no ves que estoy trabajando?.
- ¿Trabajando?... ¿que carajo dices? – repliqué seriamente.
- Es una manera de decir... jajaja, oye ¿y tú? ¿a dónde vas? – me preguntó.
- A mi casa, a donde mas...
- ¿A tu casa?, no seas pendejo pe’, si la noche recién comienza... ¿quieres darte una vuelta?
- ¿¡Qué!? ¿¡me crees trompo!? – respondí jocoso.
- No pe’, quiero decir que si te va de ir a “ganarte” con unas hembritas, conozco un huequito que como dice el “chato” Barraza esta “ya no ya”.
- Paso con la cochinada, si de eso se trata – me adelanté.
- Na’ que ver, ¡anímate!... ojo que estoy invitando, así que aprovecha la oferta... jajaja.
- ¿Estás invitando? ¿has enloquecido? baja por favor – dije en son de broma.
- En serio pe’ cuñao’* ... que piensas ¿que mi “guita*” no vale?, ojo que es un sitio full ganancia, chibolas* recién llegaditas y la entrada por hoy de promoción, ¡decídete!
- Ya que insistes... ojo, pero que sea un cosa rápida.
- Así se habla, pero antes de... un par de chelitas* pa’ ponernos pilas por que si las compras al interior te sacan el ojo – sugirió.
- ¡Ah! ... y pretendes que yo las compre... de acuerdo, tratándose de este reencuentro casual esas dos serán mías – asentí

Bebimos un par de cervezas o mejor acompañamos con estas a dos suculentas porciones de anticuchos*, de hecho una cosa arrastraba la otra y a esa hora no podía ser mas que propicia, al terminar, como era de esperar, “Gusano” frotándose las manos ya apostado en la puerta esperaba dejandome la carta “abierta” para cancelar lo consumido, al mirar su rostro, rostro de “esto no es conmigo” me dije... ¿por qué esta vez tendría que ser diferente?... no se que se inventó para endosarme la cuenta, en fin... después de abandonar la anticuchería nos trasladamos a un aparcamiento cercano donde estacionamos el automóvil, a pocos metros, según “Gusano”, del “huequito” ese al cual, en efecto, nos aproximamos a pie.

La gente convergía de ambos lados de la calle que no demoró en agruparse en torno a la puerta mientras el voceador del local se desgañitaba...

“Aprovechen la entrada, dos boletos por cinco lucas*, la próxima función en breves minutos, solo por hoy, dos personas por cinco “luquitas”, pasen al renovado show de treinta minutos... por favor hagan su cola y mantengan el orden.”

Una vez mas éste hijo de su madre me había embaucado, por dos tickets que adquirió sonriente no pagó mas de cinco soles*, mientras yo, entre cerveza y anticuchos había invertido mas de quince, que decir... a estas alturas, en medio de la confusión ya dentro de la fila, es mas, entre los primeros que logramos conseguir a fuerza de codazos y empujones nos disponíamos a ingresar, pero antes, un personaje recio, con cara de pocos amigos procedió a darnos una “manoseada de padre y señor mio” dizque para filtrar objetos contundentes y similares que podrían causar daño a las “estrellas del calateo”, al entrar... mierda... o mas que eso... nos recibió una atmósfera viciada de humedad, tufo de cigarro, cerveza, creso, ácido muriático y no se que otra cosa que atomáticamente me apuró a llevar las hacia mi nariz, en tanto, la mayoría se precipitaba para posicionase casi al ingreso del salón lugar donde practicamente terminaba la pasarela, por mi parte, a fin de evitar el aglomeramiento traté de avanzar hacia el fondo, al arribar a un sitio “aparente” escuché el clásico silbido de “Gusano”.

- A donde te has metido... regresa aquí “wuebon”... – exclamó
- Hice señas aludiendo que ese sitio se hallaba abarrotado, el insistió en flanquearlo.
Abriéndome paso entre la gente emprendí el regreso, la mayoría mostrando su descontento por el riesgo a perder el puesto apenas se movia, hasta que me aveciné a “Gusano” a quien inmediatamente encaré.

- Aquí hay mucha gente ...
- Tranquilo cuñao’, espera y verás...

¡Cinco!, ¡cuatro!, ¡tres!, ¡dos!, ¡uno!, ¡yaaa!!!... coreó la multitud asistiendo al animador que a través del altoparlante aperturaba el tan esperado show, a continuación, reclamó la presencia de “Vicky” la primera de las striptiseras de quien resaltó sus dotes “particulares” aduciendo asimismo que era una de las preferidas del público, los concurrentes, “Gusano” incluido, comenzaron a esparcir ansias, nerviosismo, se alborotaban, chiflaban, se inquietaban, uno que otro sudaba hasta que por fin se abrió el telón (un pedazo de tela percudida) permitiendo pasar a la por demás anunciada “estrella”... una mujer de mediana estatura, cuerpo graso, cabello exageradamente rubio, antifaz y tacones altos, rápidamente inició su recorrido, casi se cae, caminaba como si quisiera escabullir la mirada de la gente que redoblaba esfuerzos para seguirla, alguien pidió calma, esta nunca llegó en tanto ella alcanzaba el final de la pasarela, a medio metro de nuestros rostros procedió a contorsionarse grotescamente ofrendando ademanes de querer acariciarse toda, la gente bochincheó, ella pasó a desatar los tirantes de la pieza superior de su traje de baño (no era mas que eso) se deshizo de esta en un tris dejando sus tetas ajadas al descubierto, se plegaba con reiteración, se reprendía igualmente, pasó al primer tentativo de quitarse la tanga, al segundo, al tercero y finalmente lo hizo, se agachó, se retorció agitando a su pesado cuerpo, acarició su parte íntima con sus dedos y sorpresivamente dió estos de lamer a un atolondrado que al recobrarse comenzó a brincar de contento, instante en el que divisé bajo su medio cuerpo a una protuberancia carnosa, parecía carne viva de al menos quince centímetros de longitud, ¡no había visto antes una cosa similar!, quede impresionado, atónito, “Gusano” al percatarse de mi situación (supongo), me codeó rudamente,

- ¡Despierta que el espectáculo continúa!!

No logré desprender la mirada de esa tumefacción hasta que... ¡¡wooorps!! vomité sobre la pasarela impregnando a la “showgirl”, a “Gusano” a uno y otro parroquiano que hallabase a canto mio... la gente hizo espacio entorno a mi, la "figura" de la pasarela cogiendo sus prendas del entablado corrió hacia el camarín, dos tipos fornidos después de propinarme un enérgico zarandeo me aprehendieron del cuello, me arrastraron hacia la salida y como si fuera cualquier cosa me arrojaron a la calle donde termine de devolver lo poco que restaba en mi estómago.

Supongo que el show, continuó, “Gusano” no salió y a mi no me quedo otra que caminar hacia el garaje, lugar donde pensé, éste, tarde o temprano regresaría, efectivamente, después de interminables minutos apareció sonriendo de oreja a oreja,

- Puta mare’... la cagaste “wuebonazo”, ¿¡que te pasó!?
- No se... habrá sido ese sucio lugar o a lo mejor la cesárea de esa tal “Vicky”, ¿te fijaste?, ¡que asco!
- Por tu culpa casi me arrojan, alguien me “tiró dedo*” aduciendo que había ingresado contigo... – se lamentó.
- ¿Y?
- Tas’ “webón” son “cinco lucas”... me hice el loco, jajaja, ya ya ya olvidalo compare*, después de este descompenso tenemos que hidratar a tu organismo a base de “agua de cebada” (cerveza), heladitas por supuesto ¡ah! pero ojo... esta vez permite que yo las ponga, ¿está bien?.
- Paso...
- Vamos cuñao, conozco un "centro chupistico*” bien bacán*.
- ¿No será otro de esos sitios asquerosos? – pregunté desmotivado.
- Na’ q’ ver, a ese lugar fuímos con mi suegro un montón de veces...
- Invitó tu suegro, querrás decir...
- Ya que chuc… mi suegrito me las puso, ¿ta’ bien? es un local decente, con música decente, comensales decentes y servido por hembritas....
- ¡Ya se!, decentes. – reímos.

A la larga acepté no por la necesidad de beber si no por pretender que “Gusano” esta vez y de una vez por todas invierta ya que como siempre se estaba “pasando” de avivato.
Ingresamos a ese “famoso” lugar, si bien es cierto que esta taberna esta ubicada en la Lima antigua con juke box y demás accesorios, el orden y la limpieza coqueteaba con la decencia, a nuestro rededor podía divisarse gente de saco, corbata y “James Bond” (valija porta documentos).
“Gusano” pidió dos cervezas y para no perder la costumbre me solicitó en calidad de préstamo tres soles para escuchar música, no preguntó por mis preferencias como siempre pensó así mismo.

No solo fueron dos cervezas, la verdad, terminamos casi borrachos y buena parte de lo bebido esta vez si fue pagado por éste avaro, al salir, después de medianoche, nos pusimos a razonar (si se podía) respecto a nuestra ubicación, la vivienda de “Gusano” o mejor la vivienda de sus suegros se encontraba a escasos minutos del lugar donde nos hallábamos, para llegar a la mía tendríamos que atravesar casi media ciudad, por lo mismo, me propuso (le convenía), quedarme esa noche en la suya, lo cual acepté.

Llegamos a la casa de sus suegros e ingresamos a la misma sigilosamente, “Gusano” para no incomodar a los demás sugirió que me acomodase en el sofá, me facilitó una sábana (era verano) y se despidió recalcándome que “temprano” por la mañana me portaría a casa.

Bastaron pocos minutos para quedarme dormido, al rato, fuí despertado por alguien que se regodeaba colmándome de besos, alarmado, instintivamente traté de levantarme, una silueta femenina acariciando mi rostro me aquietó,

- Shhh, tranquilo soy yo – continuó besándome.

Por la voz deduje que se trataba de la Sra. Mariela quien después de varios minutos de arrumacos y besuqueos me susurró al oído ...

- Voy a ponerme algo cómodo, ya regreso... – se retiró.

¡Por la repu... su madre! me dije mientras la luz del corredor se apagaba dejandome inmerso en la penumbra y la confusión, no transcurrió mas de veinte minutos cuando advertí sus pasos de regreso,

- Aquí estoy de nuevo – dijo

La suegra de “Gusano” había regresado, acarició mi rostro, desabrochó lentamente mi camisa descubriendo a mi abdomen, palpó mis hombros para luego acariciar mi pecho, besó mis labios, sin reparo dirigió su mano hacia mi entrepierna, después de apretujarmelo fuertemente abrió mi bragueta, redimió a mi “instrumento”, se arrodilló y comenzó a succionar a este mientras yo, inerte, consentía sin articular una sola palabra, procedió a tirar mis pantalones hasta la altura de mis rodillas, se levantó el pijama, se deshizo de su ropa interior y sentándose sobre mi medio cuerpo comenzó a moverse apasionadamente.
Sin parpadear, transformado en un manojo de nervios, con limitados movimientos asistía y resistía a sus embates, ella, se alborotaba, enculaba, aceleraba sus movimientos atizando a sus jadeos, a este punto, la inquietud comenzó a mellar mi interior, mi temor llegó a transformarse en pánico mientras sus vívidos chillidos venían delatando todo lo que acontecía hasta que se dió aquello que no reparó en ocultar.

- ¡Ah!, ¡ay! ¡ah!, aaah...ayyyiii

Un mutismo breve y un chirrido nos advirtió que al fondo del corredor una de las puertas venía abriéndose, se encendió un candil... ¡mierda! me dije presintiendo lo peor.

Se levantó apresuradamente la Sra. Mariela, se acomodó la prenda y prorrumpió en voz alta,

- Pobrecito mi hijito... ¿por qué se habrá quedado aquí?.
- Mamá... mamá... ¿estas ahí? – era la mujer de “Gusano”
- Si tesoro, aquí estoy tratando de despertar a tu hermano que se ha quedado dormido en el sofá... parece que esta mareado. - extendió la sábana cubriéndome totalmente.
- ¡Mamá! no es mi hermano, es el amigo de Guss ...
- Que estúpida soy - comentó la Sra. Mariela mientras se aproximaba a su hija.
- Giovanna - ¿Hace cuánto regresaste?
- La Sra Mariela - hace poco.
- Giovanna - estas mareada... ¿mi papá?
- La Sra. Mariela - tu papá ya duerme... pensé que era tu hermano – Giovanna la interrumpió,
- Mi hermano dijo que se quedaba en la casa de su enamorada... ¿no recuerdas?
- La Sra. Mariela - tienes razón, que mal me siento... me voy a dormir, buenas noches.

Se apagó la luz.

Enjugando con la sábana el sudor de mi frente finalmente respiré sereno, acomodé mi ropa y me quedé dormido.

Al despuntar la mañana, augurándome un buen día la Sra. Mariela me despertó,

- ¿Qué tal has dormido?
- Bien gracias y disculpe la molestia... - respondí
- Tranquilo, no te preocupes – incitó a la serenidad
- Me dice la hora por favor...

Antes de responder a mi demanda me cogió la mano, hizo que empuñara un pedazo de papel que sacó de entre sus senos, “me dió la hora” y guiñandome el ojo me invitó a desayunar que obviamente no acepté.
Rápidamente oculté la nota, le pedí el baño para asearme y al salir de este me despedí dejando afectuosos saludos para todos.
.
Ya en el autobús, en el afán de pagar el billete, salió a relucir aquel manuscrito que la suegra de mi estimado amigo me había entregado, decía;

“ Llámame a este número............... esperaré tu telefoneada el lunes a partir de las 14.00 hasta las 17.00”.


Continúa...


Autor: Caballerosinsombrero/efeemesiete@yahoo.com


*Lenguaje local - traducción: cumpa – compadre, guita – dinero, anticuchos - plato peruano a base de corazón de res, soles - moneda peruana, wuebon - tonto (huevón), compare – compadre, centro chupistico - local de bebedores, cinco luquitas - cinco soles, bacán - bonito, “tirar dedo” - delatar, cuñao’ – cuñado, “ganarse” – deleitarse, chibolas – muchachas, chela-chelitas - cerveza – cervezas, “dar la hora” – exihibirse, mostrarse, insinuar.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Relatos Eróticos Todas las horas son GMT - 6 Horas
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Powered by phpBB © 2001, 2002 phpBB Group

Foro creado en superforos.com crea tus propios foros gratis!